Follow by Email

domingo, 29 de noviembre de 2009

¿Y si ves más allá?

Hace unos días estaba con un funcionario de una empresa a cuyo fundador tuve la suerte de conocer. Hoy él no está más al mando de la misma.

En la conversación este funcionario me traía una situación de la empresa que le estaba siendo un problema, debía anunciar algunos cambios a sus colaboradores y preveía que no serían fácilmente aceptados por muchos, sin embargo, aún cuando la decisión no le había sido consultada, le quedaba clarísimo que era adecuada para el futuro de la empresa.
Su conversación apuntaba a encontrar la manera de persuadir de ello a los colaboradores y que éstos a su vez tomaran la situación como un reto corporativo y no como un problema personal.

Le pedí que escribiera en la pizarra de su oficina los beneficios que la decisión traería a la organización, cuando ya o había hecho le pedí que bajo cada uno de esos beneficios pusiera los beneficios concretos que éstos traerían a cada colaborador según su función. Al terminar esta tarea le pregunté si le había sido útil para aclararse el tema, me contestó que sí, sin embargo aún sentía que le faltaba fuerza de convencimiento.

Se me ocurrió preguntarle si esto hubiera sido igual cuando estaba en funciones el fundador y me dijo un NO contundente.
¿Qué ha cambiado? le pregunté.

Bueno, dijo, en esa época nosotros trabajábamos por algo más, no sólo era la responsabilidad del cargo, incluso ganábamos menos pero trabajábamos con gusto y ganas.

¿Tenías una ilusión en tu trabajo? ¿qué has perdido? pregunté.

En esa época teníamos muy presente que nuestro trabajo beneficiaba a nuestros clientes, lo hacíamos por eso, ahora parece que ya no fuera así, parece que sólo trabajáramos por traer resultados, utilidades, metas, etc.

¿Me estás diciendo que ya no benefician a sus clientes?

NO, me dijo, lo que pasa es que la hoy lo único que escuchamos de la dirección es eso, ya no recordamos la importancia que nuestro trabajo tiene para nuestros clientes, incluso hoy me es más difícil recordar sus rostros...

¿Podrías recordar esto con tus colaboradores? ¿crees que aún puedes encontrar esa motivación en tí? ¿crees que aún puedes re-encender esa ilusión? ¿la puedes difundir en tu gente? ¿cambiaría eso su reacción  frente a las noticias que darás?

POR SUPUESTO contestó, ¿por qué habremos perdido de vista esto? comentó y se quedó pensando mientras yo me retiraba.

Esa persona tenía otra vez clara la trascendencia de su trabajo, recuperó la dimensión humana de su quehacer,


Para mí fue un reencuentro con el sentido concreto de el mirar más allá y no he querido guardármelo.

No hay comentarios: