Follow by Email

domingo, 29 de noviembre de 2009

Quédate un rato allí...

José Carlos estaba llegando eufórico a casa cuando se encontró con su padre que salía, se saludan y Roberto, así se llamaba el padre, notó su alegría.
"Cuéntame que noticia buena  traes"
"Me acaban de asignar dos cuentas nuevas en la empresa" dijo, "pensaba que lo estaba haciendo bien pero este encargo me lo confirma, además el jefe me dijo que si logro concluir el año dentro del estimado de inversión de esos clientes me darán una bonificación"

¡Qué bueno! contestó Roberto despidiéndose al decir, "bueno, tengo que salir, ya me cuentas más detalles mañana, disfruta lo que estás viviendo hijo"

Al día siguiente, durante el almuerzo Roberto retoma el tema con José Carlos, "cuéntame algo más de tu chamba hijo, cómo ves las cosas allí"

"Bueno, como te conté me han dado nuevas cuentas y eso significa más chamba, así que ya estoy pensando pedir un asistente y prepararme para ser supervisor de cuentas que es el siguiente paso. Creo que ya la hice, esta empresa es de las buenas como sabes y allí o haces carrera o te mueves..."

"Espera hijo, no sé si estoy entendiéndote bien, ayer te dieron nuevas responsabilidades, y eso supone que las atiendas bien, que desarrolles las habilidades para hacerlo cada vez mejor, hasta que lleguen a ser parte tuya, que fluyan como en automático casi sin pensarlo ¿no?

Es que tengo que seguir creciendo, tengo que subir, hay una edad para eso y yo estoy en esa edad.

¿Para qué quieres subir?

Para ganar más, para ascender, para llegar a ser gerente.

¿y para qué quieres ser gerente?

Es que si no hago carrera me quedo

¿te quedas? ¿dónde te quedas? ¿en qué te quedas?, Dime hijo, en serio, ¿para qué quieres ser gerente?

Para llegar arriba pues viejo, para ser el más más,

Hijo, ayer cuando me crucé contigo me encantó verte feliz, eufórico, transmitías esa vitalidad tan tuya, esa que te muestra vivo y feliz.siendo tú.
Hoy te veo y escucho y ya no siento esa alegría, no te siento disfrutando el logro que has alcanzado, estás en otra cosa, tenso, acelerado, entrando en un estrés que no entiendo, ¿es así o estoy equivocado?

Mira viejo tú sabes que la vida tiene sus leyes y que ahora es cuando debo sacarme la mugre para llegar arriba.

Hazme un favor hijo, imagínate que estás dentro de 30 años, eres gerente regional de la empresa en que trabajas, ¿ok?.... bueno, ahora mira atrás y dime si fuiste feliz,

Lo que veo es que tengo un carrrazo, una buena casa, una súper oficina.

¿eres feliz?

Tengo todo eso!!!

Lo primero que te invito a hacer es a que regreses a ese momento en que nos encontramos en la puerta de la casa...¿puedes?, ¿cómo te sentías?

¡Súper!

¿Puedes quedarte un momento allí?

quédate un momento en ese lugar, en esa experiencia, en esa emoción y habítala, disfrútala, tómale le gusto.

¿Qué te parece?

Por supuesto que me gusta viejo, pero no me queda claro qué me quieres decir.

Me queda muy claro que la vida es ahora más rápida y que eso los pone a ustedes en circunstancias que nosotros no vivimos, pero eso no cambia una ley que sí es real, la vida hay que vivirla y para eso es fundamental que te des el espacio y el tiempo para vivir tus momentos plenamente.

Veo con alarma que no te das ese tiempo para permitir que la experiencia se haga carne en tí, lo que no incorporas en tu experiencia profundamente nunca será cabalmente valorado, perderás los momentos más importantes por estar pendientes de lo que va a venir, eso llegará a su tiempo hijo ahora vive el ahora.

Quédate un rato allí, donde estás, en el lugar que has alcanzado y disfrútalo intensamente.




1 comentario:

francesca arce dijo...

http://www.ted.com/talks/lang/eng/matthieu_ricard_on_the_habits_of_happiness.html