Follow by Email

domingo, 7 de febrero de 2010

El otro como oportunidad de aprendizaje




En nuestro quehacer cotidiano, parte por necesidad (pragmatismo) parte por comodidad, acostumbramos acercarnos al otro desde una actitud de saber quien es, aún si no lo conocemos tendemos a pensar que "adivinamos" aspectos de esa persona en función a nuestro interés particular en ese encuentro (que denomino pseudo-encuentro)

Esta actitud nos priva de la estupenda oportunidad de aprender del otro en un encuentro real.
La sola posibilidad de acercarnos al otro con la actitud de preguntarle ¿Quién eres? supone abrirnos a un conjunto de oportunidades de descubrimiento y también de cuestionamiento, para hacer esta pregunta desde una actitud genuina hay que pararse en el reconocimiento del otro válido por el solo hecho de ser un otro distinto a uno mismo.

La presencia de un otro distinto y válido supone la aceptación de la diferencia y la posibilidad de un cuestionamiento a nuestras certidumbres, cosa que es vivida en muchos casos como una amenaza que no deseamos vivir.

Al mismo tiempo esa misma diferencia supone la posibilidad de aprender, de descubrir algo que el otro nos ofrece o nos muestra y también del descubrimiento que surge del proceso de incorporar esa nueva experiencia  a la que ya teníamos construyendo así una nueva experiencia más rica.

Desprendernos del prejuicio de que ya conocemos a la persona, sacudirnos de los condicionantes que experiencias anteriores prepararon en nuestro ser frente al otro, respetar al otro como un ser integral y sobre todo respetarnos a nosotros como seres en proceso permanente de crecimiento y aprendizaje nos reta a vivir cada día con la pregunta

¿qué puedo aprender de esta otra persona hoy?

2 comentarios:

Diana dijo...

Interesante, aunque creo que también es importante poder "adivinar" al otro, es decir ponerse en sus zapatos. Pero sí creo lo que dices que tendemos a ponernos en un cliché y nos perdemos la oportunidad de aprender de cada uno de los que tenemos cerca.

HECTOROMAR dijo...

La idea me parece perfecta tenemos q ser observadores al conocer a alguien y dejar de lado nuestros prejuicios ya que cada experiencia es un tesoro que lo descubrimos cuando nos toca vivirla.
y sobre el pragmatismo de Charles Sanders Peirce y William James que leei en el wiki.. me parece una filosofia muy interesante ya que ami me gustan en parte lo practico ..... gracias por tu aporte de tu alumno del taller en Arequipa Hector Omar Huaisara